EL FENÓMENO USTAWKA


El Ustawka o Ustawki ha sido una característica habitual de la escena hooligan polaca y húngara, y los equipos incluso se han organizado en las competiciones de liga donde hacen un ranking. 

Como verdaderos luchadores urbanos, los ultras quedan para retarse en zonas apartadas de las miradas del público y de la policía. Las Ustawkas son aquellas batallas campales que realizan cientos de jóvenes periódicamente por los bosques y afueras de las ciudades de toda Polonia y Hungría. 

Los participantes deben respetar una serie de normas de mutuo acuerdo, como:

  1. El número de contendientes. Hay dos tipos de lucha, una es mediante un número limitado de participantes, que variará de los seis a los treinta contendientes aportados por cada grupo ultra. Hay también una modalidad de grupo contra grupo, donde el número podría ser ilimitado.
  2. El límite de edad.
  3. Evitar el utilizar objetos contundentes.
  4. Las peleas no suelen durar más de cinco minutos, aunque lo normal es que duren de uno a tres minutos.
  5. La fórmula que emplean para zanjar la disputa es cuando todos los miembros de un grupo quedan en el suelo, con lo que el grupo rival se apunta la victoria, pero se pueden dar casos de empate (cosa que yo no he podido constatar), que resolverán con un combate posterior en otra fecha.
  6. Los participantes no suelen ser reacios a filmar y publicar sus obras en la web y colgarlas al canal de videos YouTube.

Para poder entender el trasfondo de este fenómeno, incluyo una entrevista realizada en noviembre de 2008 por la periodista Alice Rudnicka [1] a varios ultras que participaban de forma activa en ustawkas.

Ya sabes (le relata un participante llamado Arthur),  tenemos un código, todo está preparado antes de la pelea.  Con armas o sin armas para el ustawka. Pactamos un determinado número de luchadores o luchamos sin límite. Defendemos nuestro honor y el honor del club. Golpear por el honor del club es un fenómeno que apareció hace mucho tiempo, pero no en la forma de reuniones planificadas elaboradamente como en la actualidad, más bien era caótico. Actualmente, cada grupo de ultras tiene su propio líder.  El líder es responsable de la elección del lugar,  determinar las reglas de su estrategia de grupo.  Esto suele ser un hooligan con la mayor experiencia, fortaleza física menudo distintivo y técnica de lucha.  Sam (otro entrevistado) relata que las peleas a menudo pasan rápidamente.  A veces puede ser de varios segundos, a veces minutos, depende de las reglas y de los grupos.  Cracovia es la peor, no cumplen con el código y hay que tener cuidado de que la ustawka no se salga de control.

 Sobre la cuestión de por qué participar en peleas Arthur le relata a la periodista:

Somos un grupo, tenemos nuestro honor y ¡a nuestro club tenemos que defenderlo!  Tenemos gente muy inteligente, con estudios o trabajo y también de dinero.

Según el reportaje, no todos los ultras que participan son aficionados al fútbol como tal (aunque la teoría diga que debería ser así). Algunos de los que se incorporan, no cumplen el perfil que la gente piensa:  Varones jóvenes, sin empleo, de barrios desestructurados, etcétera. Al contrario de lo que parece, se encuentra gente entre las filas que tiene un perfil profesional y un poder adquisitivo que rompe la norma. Son personas que se sienten atraídas por este fenómeno. Por lo que podemos encontrar desde estudiantes universitarios hasta profesionales liberales. La periodista Alice Rudnicka hace un paralelismo con la película El Club de la Lucha [2], gente con una doble vida.

Relacionado con esta idea, el diario El Confidencial [3] realizó una entrevista a Guillermo Fouce,  Doctor en psicología y Profesor de Honor de la Universidad Carlos III:

He tratado con ultras y por mi experiencia, se rompe si está solo, pues rodeado de sus compañeros se crece...no son personas que pasan de la familia. Su conducta a diario es normal, no son violentos. Son cariñosos con sus padres, sus novias, sus amigos... Son hasta agradables, pero cuando llega el fin de semana se transforman, se convierten en animales. Este es el perfil más habitual. Llevan una doble vida y a los padres les cuesta asimilar la realidad; algunos prefieren mirar hacia otro lado, no saben qué hacer.

En la siguiente imagen [4] podemos observar hasta donde ha llegado la forma de realizar los enfrentamientos entre ultras. Como si se tratara de un sorteo de la Champions, se realizan los emparejamientos, especificanto el número de contendientes que participarán.

  • Primera ronda:

Gyõr-Haladás (15-15), Békéscsaba-Szeged (15-15), Pécs-Nyíregyháza (15-15), Diósgyõr-Újpest (30-30), Makó/Szentes-Zalaegerszeg (15-15), Debrecen-Ferencváros (30-30), Sopron-Kispest (15-15), Vasas-Videoton (15-15).

  • Segunda ronda:

Diósgyõr-Haladás (30-30), Ferencváros-Békéscsaba (15-15), Makó/Szentes-Pécs (15-15), Kispest-Nyíregyháza (15-15), Zalaegerszeg-Videoton (15-15), Szeged-Újpest (15-15), Vasas-Sopron (15-15), Debrecen-Gyõr (15-15). 

En la imagen el momento del sorteo de emparejamientos.


 

[1] www.wiadomosci24.pl/artykul/kodeks_pseudokibica_czyli_chuligani_na_ustawce_82590.html

[2] La novela Club de lucha de Chuck Palahniuk se publicó en 1996. Enlace del Trailer: https://www.filmaffinity.com/es/film536945.html

[3] Liga BBVA: El perverso y perdido universo de los ultras del fútbol y la 'terapia del patito feo'. https://goo.gl/zeUGyr

[4] https://hungaryultras.blogspot.com.es/2015/10/ustawka-magyarorszagon.html

 

Sugerencias y Contacto

Etiquetes

La llista dʼetiquetes està buida

JoanCaballero © 2016